Las 9 cosas que debes saber sobre videojuegos

Son pocas, pero son importantes.

 

1. Para empezar, pon tú las reglas del juego: como en todo, pon horarios y que queden claros.


Las 3.00 am quizá sea demasiado tarde para estar jugando.

2. Asume que hay videojuegos que requieren cierto empeño y pocos minutos no bastan para triunfar (un simulador deportivo, un juego de construcción de civilizaciones, etc). Intenta no cortarle en el momento de más disfrute. Sería casi tan injusto como parar la película o el partido, 10 minutos antes del final.


¡Uy! Creo que me acabo de cargar la tele. Sin querer.

3. Intenta que no juegue solo. Que invite a amigos, que juegue con hermanos. Y si juega online, que juegue con ellos a horas concretas. Un videojuego online puede ser más positivo que jugar contra la máquina.


Jugar con amigos es más cool.

4. Asegúrate de que no juega habitualmente con desconocidos. Se comunican entre ellos y muchas veces no se sabe quién está detrás de “SuperGirl33” o “DulceDuende”.


Es taaaaan fácil camuflarse…

5. Que juegue a lo grande, en la TV o en el ordenador de casa. En un espacio común, cómodo a la vista de todos y sin jugarnos innecesariamente la salud (vista, cervicales…)


Pero vamos a ver, cómo va esto.

6. Consulta bien las clasificaciones de contenidos. Puede servirte de referencia la europea www.pegi.info; o la americana www.esrb.com que suele ser más estricta en la calificación de contenidos nocivos.


Eres el king o la queen de los contenidos.

7. Comprueba a qué tipo de videojuegos suele jugar. Si hay escenas de acción, que no sea la finalidad principal del juego. Y si las contiene, que sean como las de las películas apropiadas para su edad.


Con Chuck Norris ya hemos visto suficiente acción.

8. Si no tienes referencias sobre el juego que va a entrar en casa, entonces sentido común: mejor que no entre. Antes de haceros con él informaos, mejor juntos. Explícaselo a tu hijo y dale la opción de que lo pida prestado a un amigo y así lo analizáis entre los dos.


Adiós, videojuego que no sabemos de qué va.

9. De vez en cuando juega con él. Verás lo que disfrutáis 😉


Al fin y al cabo no hay ni un padre ni una madre más cool que nosotros ahí fuera.

Accede AQUÍ al especial videojuegos para saber más sobre este tema.