¿Qué datos no hay que publicar nunca en las redes?

Infografía descargable

 

No publicar nuestro nombre y apellidos completos. Por una cuestión de seguridad, cuanto menos información real sea pública, mejor. Se recomiendo no poner el nombre y los dos apellidos en redes sociales, y por supuesto, jamás ponerse de nickname el nombre y apellidos.

No publicar la fecha completa de nacimiento. Al hacer pública la fecha de nacimiento, si ya tienen también el nombre y apellidos de nuestro hijo, puede ser totalmente vulnerable al robo de identidad.

No publicar fotos con ubicaciones muy concretas, utilizar mejor ubicaciones genéricas. Que nuestro hijo haga público el lugar concreto en el que se encuentra en ese preciso momento, puede suponer un peligro. Es mejor comentarle que use ubicaciones más genéricas, por ejemplo, si está en el “Restaurante Xef” de Altea, recomendarle que en lugar de publicar esta localización en sus fotos, use una ubicación menos concreta como puede ser “Alicante”. Y desactivar la geolocalización al publicar.

No publicar la dirección de casa. Ningún desconocido debe saber esto, es algo que solo deben conocer amigos y familiares, por lo que no hay necesidad alguna de hacer pública esta información en redes sociales.

No publicar datos personales como el número del DNI o la matrícula de un coche. Esta es una información de carácter sensible por lo que debe ser totalmente privada, ya que si alguien hace un uso delictivo de ella puede ocasionar un gran problema. En caso de compartir una foto en la que aparezca por ejemplo un coche, siempre se debe pixelar o tachar la matrícula.

No publicar imágenes en las que aparezcan nuestros uniformes del colegio. Puede parecer un detalle sin importancia, pero esto supone dar una información tan concreta como el lugar en el que nuestro hijo pasa 8 horas diarias. Con una foto del uniforme, cualquiera puede buscar el nombre del colegio y su dirección.

No publicar fotografías de momentos íntimos y personales. Alguien puede hacer un mal uso de estas imágenes, y como dice el refrán, es mejor prevenir que curar.

No publicar fotos de nuestros hermanos o amigos menores de edad sin permiso de mamá y papá. Es importante que nuestro hijo sepa que no puede usar imágenes de otras personas sin permiso de estas, o en caso de menores de edad, de sus padres.

No publicar nuestro número de teléfono, ni el de móvil ni el de casa. Cualquiera puede ver el número de teléfono y hacer un uso abusivo de llamadas telefónicas o cometer un delito de acoso o amenazas.

No publicar que estamos solos en casa o que estamos de vacaciones. Esto es abrir la puerta de par en par a los cacos. Muchos ladrones localizan a sus víctimas de robo a través de mensajes como estos en redes sociales, por lo tanto nunca se debe publicar que no hay nadie en casa.

No publicar aquello de lo que me avergonzaría si lo viese mamá/papá. Nada más que añadir 🙂

 

Infografía: datos no hay que compartir nunca en redes
0 bytes | application/pdf