Volver a empezar. Otra vez.

Algunos retos digitales para comenzar con fuerzas.

 

La vuelta al cole es uno de los momentos más plagados de emociones del año. A algunos nos cuesta un poco y otros están deseando que llegue. Este comienzo de curso planteamos algunos retos digitales para comenzar con fuerzas:

1. Vuelta a la rutina.

Volver a la rutina cuesta, sin duda. A los más pequeños de la casa también. Aquí tienes algunos consejos importantes para adquirir hábitos saludables en torno al consumo de contenidos digitales:

Exposición a las pantallas. Si todavía no lo has hecho, es importante plantearse cuánto tiempo dedicamos a las pantallas en casa. Hay algunas recomendaciones interesantes que te ayudarán en esta tarea.

Sueño. ¿Dormís lo suficiente? Proponeos una hora de apagón. Seguro que a medio plazo agradecéis unos minutos extra de sueño 🙂 . Si quieres medir cuántas horas duermes y mejorar tu descanso, también hay numerosas aplicaciones como Sleep Cycle que te pueden ayudar a conseguirlo.

Planes en familia. En la nueva rutina para este curso seguro que os viene bien pasar menos tiempo con pantallas en solitario. A veces las pantallas pueden ayudar a que disfrutéis juntos: nos toca pensar en juegos, contenidos y planes que incluyan a todos los miembros de la familia. ¿Conoces los juegos de multijugador local? Aquí tienes algunos ejemplos interesantes.

2. Donde dije “Diego” digo “digo”.

Las circunstancias han cambiado. Es probable que en verano hayamos sido más permisivos con el uso de pantallas, y que nuestros hijos lo hayan notado. Aplicar reglas nuevas cuesta, especialmente en lo relacionado con gaming y consumo de contenidos digitales. Las mejores formas de plantear nuevas pautas digitales con nuestros hijos son el ejemplo y la creatividad a la hora de encontrar nuevos planes (con y sin pantallas).

Cómo poner reglas.

Seguro que estas ideas te pueden ayudar a crear tus propios métodos. ¡Cuéntanoslo y
los pondremos en común!

“Alianzas estratégicas”. ¿Has hablado con otros padres sobre cómo gestionan el uso de pantallas en casa? Quizá podéis sacar ideas juntos. Además, si los amigos de nuestros hijos tienen planes similares seguro que les cuesta menos desconectar o conectar más saludablemente con ellos.

Ánimo con la vuelta, ¡vamos a conseguirlo!